Cinco tecnologías de Star Trek que pueden convertirse en realidad antes de lo que piensas

La serie Star Trek o Viaje a las estrellas nos ha ofrecido una visión utópica de un futuro donde la tecnología permite a la humanidad ir más allá de los conflictos de su pasado.

Se estrenó en septiembre de 1966 y de inmediato se convirtió en un clásico de ciencia ficción que representa un universo en el que las personas de todas las razas, colores y creencias se dirigen a las estrellas en búsqueda de una nueva vida.

Aunque ese futuro lo vemos aún lejano, algunas de las tecnologías de Star Trek están a un paso de convertirse en parte de nuestra vida cotidiana, destaca Daily Mail.

Propulsor del futuro

Warp La capacidad de viajar más rápido que la velocidad de la luz será el paso más importante que permitirá que la humanidad explore lo que está más allá de nuestro sistema solar.

Para hacerlo posible, científicos tendrán que romper, o al menos doblar, las reglas temporales y espaciales, establecidas por Albert Einstein.

Quizás, la más cercana a la visión de la velocidad Wrap de Star Trek es la métrica de Alcubierre, propuesta por el físico teórico mexicano, Miguel Alcubierre, en 1994. Su descubrimiento permitiría viajar más rápido que la luz sin contradecir a las leyes físicas de Einstein. Además, recientemente la NASA informó sobre sus planes de desarrollar una “comprensión más profunda de la naturaleza del espacio-tiempo, gravitación, marcos inerciales, vacío cuántico y otros fenómenos físicos fundamentales”. Eso, según los investigares de la Agencia, podría ayudar a enviar misiones factibles, a diferencia de las que “utilizan las soluciones de propulsión actuales”, tales como “misiones interestelares robotizadas”.

Holocubiertas

Aunque las habitaciones holográficas fueron diseñadas para las actividades recreativas de la tripulación, también permitieron que la narrativa de Star Trek se trasladara a lugares exóticos y desconocidos.

La idea de la realidad virtual ha existido desde la edad de oro de la ciencia ficción. No obstante, solo en la década de los 80 fue adoptada en la cultura popular. En los años 1990 aparecieron los primeros intentos de introducir los cascos de realidad virtual en el mercado.

Sin embargo, con los cascos más asequibles y potentes, como el Occulus Rift, el HTC Vive y el Playstation VR, la realidad virtual pronto podría llegar a ser cotidiana para las personas. Otro elemento clave de las holocubiertas fue su capacidad de permitir a la tripulación interactuar físicamente con el ambiente holográfico y con los personajes encontrados dentro de este. Así, los recientes avances de las tecnologías hápticas o táctiles ahora permiten que los usuarios interactúen con los entornos y productos digitales.

Replicadores

En la serie ‘Star Trek: la nueva generación’ los tripulantes eran capaces a utilizar los replicadores para crear comidas al reorganizar las partículas subatómicas y al combinar sus componentes moleculares.

Quizás, las impresoras 3D no estén tan avanzadas todavía, pero ya se utilizan para crear productos comestibles.

Una cadena de tiendas de dulces de EEUU hizo su aparición en las portadas del mundo después de usar la primera impresora 3D para producir caramelos. Además, en un nuevo restaurante en Londres todo —desde las mesas hasta la comida— es creado por impresoras 3D. La NASA también explora el potencial de los alimentos impresos en 3D, por lo cual pronto los astronautas de la Estación Espacial Internacional podrían empezar a comer platos hechos en los cartuchos de carbohidratos, proteínas y grasas.

Telepuertos

Los telepuertos fueron inicialmente creados como un efecto visual barato para que la tripulación de Star Trek no tuviera que recurrir al proceso de aterrizaje mucho más caro.

A pesar de que este tipo de tecnologías todavía podrían estar bastante lejos de convertirse en nuestra realidad cotidiana, el desarrollo en el campo de la mecánica cuántica nos da esperanza de un avance en el futuro. El profesor y divulgador científico, Michio Kaku, afirmó que los descubrimientos necesarios para transportar a personas de manera instantánea ya habían sido realizados. “La teleportación cuántica ya existe. Y creo que dentro de una década seremos capaces de teletransportar la primera molécula”, dijo.

El teletransporte cuántico depende de un fenómeno llamado entrelazamiento cuántico, que permite hacer conexiones entre átomos, enviando entre ellos la información que portan. Las partículas entrelazadas están conectadas de tal manera que la acción de una de ellas afecta directamente a las otras, incluso si están separadas por grandes distancias.

Además, un reciente estudio demostró que es posible hacer a los átomos teletransportarse en una habitación, mientras que otro consiguió teletransportar la luz a través del Río Danubio, en Austria. También un grupo de científicos logró llevar a cabo el proceso del teletransporte entre ciudades a través de las fibras ópticas en septiembre de 2016.

Phasers

Los militares de todo el mundo han expresado su interés en armas de energía desde al menos la década de los 80.

Aunque los láseres no funcionan de la misma manera que los phasers de Star Trek, podrían llegar a ser el mismo tipo de fuerza destructiva. Según unas pruebas, los láseres pueden utilizarse para derribar drones a una distancia de hasta 35 kilómetros. Además, el Ejército de EEUU ha anunciado que podría tener tales sistemas montados en sus vehículos en 2017 y en 2019 probaría los sistemas láser en los cazas supersónicos. “La idea es dar solución a una brecha de capacidad que es la incapacidad para adquirir, controlar y destruir drones bajos y lentos que proliferan por el mundo”, dijo Tim Reese, director de planificación estratégica del Ejército de EEUU.

Fuente: mundo.sputniknews.com