En El Salvador se enciende el debate sobre el aborto

El llamado de las autoridades salvadoreñas de Salud para que las mujeres eviten embarazos este año y en 2017 ante el peligro del virus zika le acarreó críticas al gobierno y encendió el debate en este país donde el aborto es penalizado duramente.

Ante una andanada de críticas en redes sociales y en algunos medios de comunicación por el inusual llamamiento, la ministra de Salud, Violenta Menjívar, debió aclarar que “el Estado salvadoreño no hace control natal” y que solo alerta de los posibles peligros.

“No es posible que en lugar de atacar la enfermedad en viviendas, empresas y escuelas hagan anuncios folclóricos que dan risa”, declaró a la AFP el secretario general del sindicato de maestros Simeduco, Francisco Zelada.

El viceministro de Salud, Eduardo Espinoza, quien el jueves formuló el llamamiento, explicó que se trata de “una recomendación” y que en todo caso son las mujeres y sus maridos quienes deciden si la asumen.

A la vez advirtió que “si el niño de la pareja nace con microcefalia no hay marcha atrás, porque es imposible revertir el daño cerebral”.

El gobierno de El Salvador no fue el único en hacer este tipo de llamado. Colombia hizo lo propio el jueves, y Ecuador el viernes, cuando sendas carteras de Salud emitieron comunicados instando respectivamente a “no embarazarse” y a “postergar sus embarazos”.

Si una madre contrae zika en los primeros tres meses del embarazo, según las investigaciones médicas, aumenta las posibilidades de que el niño sufra de microcefalia, que es una reducción del tamaño del cráneo y del cerebro.

Desde noviembre, cuando se detectó la enfermedad, El Salvador acumula 5.397 casos, de los cuales 96 son de mujeres embarazadas a quienes las autoridades de salud les brindan seguimiento.

En el marco del brote de zika no se han registrado casos de microcefalia, sobre todo porque la mayoría de los nacimientos de niños concebidos a partir de noviembre no se producirán hasta agosto.

El presidente del Colegio Médico, el neonatólogo Miguel Majano, estimó que una ultrasonografía podría servir para detectar una microcefalia.

En ese sentido, los controles de embarazo son “muy preponderantes” en las gestantes que están en riesgo, comentó el especialista.

Prohibición total de abortar

Ante posibles emergencias que se puedan presentar por microcefalia, la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto Terapéutico, Ético y Eugenésico (ACDATEE), recordó que la prohibición total del aborto en El Salvador tiene a una veintena de mujeres encarceladas.

“La amenaza que representa el zika para los embarazos marca una línea compleja: se nos van a elevar los abortos clandestinos, pero también el número de mujeres procesadas y enviadas a la cárcel porque aquí (el aborto) lo toman como un delito”, advirtió Ángela Rivas, del directorio de ACDATEE.

La ley salvadoreña castiga hasta con 40 años de cárcel a mujeres que aborten, incluso cuando lo hacen por complicaciones en sus embarazos.

La severidad de la legislación salvadoreña trascendió al mundo en 2013 con el caso de Beatriz, una joven de 22 años que padecía de lupus y a la que se le impidió abortar un feto que se desarrolló sin cerebro.

El 3 de junio de 2013, tras la intervención de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, el Estado de El Salvador autorizó que a Beatriz se le practicara una cesárea temprana y el recién nacido murió horas después.

“Una vez más se tiene que debatir el tema de la despenalización del aborto”, declaró la activista de ACDATEE.

A matar al Aedes aegypti

Las enfermedades son de fácil transmisión en El Salvador, que tiene un territorio de apenas 20.742 km2 y 6,4 millones de habitantes, que marcan la elevada densidad de población de 308 personas por km2 (el doble que Guatemala y cuatro veces más que Honduras).

“La prioridad es matar zancudos (el mosquito Aedes aegypti transmisor del zika, el dengue y la chicunguña) y cuidar a las mujeres embarazadas“, recomendó la ministra Menjívar.

Las autoridades también recomendaron que las niñas dejen la falda y usen pantalón en las escuelas para evitar picaduras del mosquito.

El Salvador decretó el 11 de enero una alerta nacional ante la amenaza combinada de tres enfermedades, de las cuales el zika se asocia con cerca de un centenar de casos en el país del síndrome Guillain Barré, otra enfermedad que produce parálisis progresiva y cuyo tratamiento puede llevar semanas, meses o años.

En el marco de esa alerta, la Dirección de Protección Civil en coordinación con alcaldías y diferentes instituciones, inició el jueves una campaña para eliminar criaderos del mosquito transmisor.

Fuente: AFP