Muere el productor George Martin,conocido como el “quinto Beatle”

George Martin, quien fuera productor de los Beatles, ha fallecido a los 90 años, informó este miércoles el ex baterista del grupo musical de Liverpool, Ringo Starr.

En su cuenta de la red social Twitter, Starr dice que echará mucho de menos a Martin, considerado el “quinto Beatle” y pilar del éxito musical de los “cuatro fabulosos”.

“Dios bendiga a George Martin, paz y amor para Judy (su mujer) y su familia. Cariños de Ringo y Barbara (esposa del batería). Se echará de menos a George”, reza el mensaje del exbeatle.

 En su mensaje, en el que no informa dónde murió el ex productor, Starr recuerda también la “amabilidad” de George Martin.

Tras conocerse la noticia, el primer ministro británico, David Cameron, rindió tributo a la figura de Martin al afirmar que éste fue “un gigante de la música” al “trabajar con los cuatro fabulosos para crear la música pop más perdurable”.

Sean Ono Lennon, hijo de John Lennon y Yoko Ono, colgó en su cuenta de la red social Instagram una foto de Martin y un mensaje en el que admite sentirse conmocionado por la noticia.

George Martin, fallecido este miércoles a los 90 años, fue el “arquitecto” del éxito musical de la legendaria banda musical “The Beatles” y considerado como el “quinto Beatle”.

Con más de sesenta años de carrera profesional, Martin fue el productor de los “cuatro fabulosos” de Liverpool y la “sombra” de este grupo que marcó un hito en la historia de la música pop.

Nacido el 3 de enero de 1926 en el barrio londinense de Holloway, Martin procedía de una familia de modestos recursos. Su padre era carpintero y su madre trabajadora de la limpieza.

Su talento por la música empezó de muy joven al participar en conciertos musicales en el colegio, mientras que en 1947 ingresó en la Escuela Guildhall de Música y Drama, donde estudió hasta 1950 y aprendió a tocar el piano y el oboe.

Después de su graduación, Martin trabajó durante un breve periodo de tiempo en el departamento de música clásica de la BBC antes de ingresar en los estudios de EMI en Abbey Road, en el barrio londinense de St. John’s Wood, donde los Beatles grabaron sus álbumes.

A los 29 años, Martin fue director del sello discográfico Parlophone, una división de EMI, lo que le permitió trabajar con artistas como Shirley Bassey, Matt Monro y las bandas de jazz de Johnny Dankworth y Humphrey Lyttelton.

Durante su larga trayectoria, Martin ayudó a producir más de 700 discos y fue la figura que contribuyó a lanzar a los Beatles a la fama tras escuchar una cinta de prueba del cuarteto en 1962.

Ese momento llegó de la mano de Brian Epstein, el entonces representante de los Beatles, que presentó a los cuatro “chicos” de Liverpool a Martin después de que los trabajos de Paul McCartney, John Lennon, George Harrison y Ringo Starr fuesen rechazados por todas las principales discográficas británicas.

Sin embargo, con una visión clara, Martin se sintió más impresionado por las personalidades de los cuatro y el ingenio natural que manifestaban que por su música.

“Eran estridentes”, admitió Martin en alguna oportunidad.

Así, decidió fichar a los Beatles y “Love Me Do” fue el primer sencillo del grupo en 1962, lo que dio paso a un éxito sin precedentes de la banda de Liverpool.

En los años siguientes, George Martin guió a los “cuatro fabulosos” en su carrera musical y, pese a no tener mucha experiencia sobre la música pop, el productor tuvo el talento de trasladar las ideas de Lennon y McCartneyen temas musicales.

Su conocimiento de la música clásica fue valioso para la de los Beatles e incluso trabajó en el sencillo Eleonor Rigby, escrita principalmente por Paul McCartney y que tenía un doble cuarteto de cuerdas orquestado por Martin.

El productor ganó seis Grammy y en 2008 se le concedió el galardón conocido como Liderazgo de la Fundación Grammy, además de otros premios destacados por su trayectoria.

Martin ayudó a producir “Candle in the Wind”, de Elton John, que éste cantó en el funeral de la princesa Diana de Gales en septiembre de 2007 en la Abadía de Westminster, lo que convirtió a esta canción en un auténtico éxito mundial, con 37 millones de copias vendidas.

Entre otras cosas, Martin fue candidato a un premio Oscar de la academia de Hollywood por la banda sonara del filme de los Beatles “A Hard Day’s night”, mientras que ayudó en la producción de la banda sonora de la película de James Bond “Vive y deja morir”.

Ese tema musical llevaba voz de Paul McCartney y fue utilizada en el primer filme del agente 007 interpretado por Roger Moore.

Además, ocupó cargos en empresas de medios de comunicación y contribuyó a causas benéficas, incluidos sus trabajos para The Prince’s Trust, formada por el príncipe Carlos para ayudar a los jóvenes con talento, y la isla caribeña de Montserrat.

La reina Isabel II le concedió en 1996 el título de Caballero por sus servicios a la industria musical y a la cultura popular.

Martin produjo comedias y novedosas grabaciones en los principios de la década de los 50 y trabajó con Peter Sellers y Spike Milligan, entre otros.

Después de que los Beatles se separasen en 1970, Martin trabajó con figuras como Sting, José Carreras o Celin Dion, así como con Lennon y McCartney en proyectos como solistas.

En los pasados años 70, Martin construyó un estudio de grabación en la isla de Monstserrat y grupos musicales como Dire Straits y los Rolling Stones viajaron hasta allí para grabar álbumes bajo su supervisión y guía.

Fuente: elespectador.com